Una tierra que sabe de vino

Sin duda, Rioja Alavesa es una de las comarcas vitivinícolas de mayor prestigio internacional. Una zona privilegiada con un microclima particular, hace de sus vinos algo único, que el buen hacer de sus bodegueros convierte en una delicia para el paladar.

Al Sur de Álava, entre La Sierra de Cantabria y el río Ebro, se extienden 12.000 Has. de viñedos en un suelo calcáreo y arcilloso entre los 1.200 y los 400 m. en una zona con una temperatura media anual entre 12º y 13º y un índice de lluvias de 500 l./m2.

Con estos datos los caldos que nacen de esta tierra son el resultado de un fruto muy especial.

La Sierra de Cantabria protege a Rioja Alavesa de las influencias cantábricas y de su normales fríos y húmedos vientos. La orientación sur de los viñedos, los convierte en secos y cálidos permitiendo que la cepa aproveche mejor el calor que le llega.

Rioja Alavesa