Introducción

Lanciego, localidad de Rioja Alavesa que se asienta sobre un terreno relativamente llano, en un pequeño valle a los pies de la Sierra de Cantabria, regado por varios riachuelos. Desde su origen formó parte de la jurisdicción de Laguardia, hasta que en el año 1630 obtuvo el título de villa.

La primera aparición documentada del municipio la encontramos en el año 1257 y en 1366 están documentados sus primeros datos demográficos, formando parte del Reino de Navarra, el recuento fiscal de Lanciego anota 24 fuegos pagadores y 1 hidalgo. Tenemos que avanzar en la historia y llegar hasta el año 1551 para encontrar el rastro demográfico de la localidad, hablando en ese momento de 60 vecinos. El municipio sigue creciendo y a finales de siglo XVIII se censaron 720 vecinos, que en el recuento de 1860 habían pasado a ser 977. Desde entonces y durante el siglo XX los datos demográficos van en descenso, tocando fondo en 1981 con un censo de 500 habitantes, comenzando entonces una línea sostenida de leve crecimiento.

 

Historia

Durante el siglo X, Sancho Garcés I, con ayuda de Ordoño II de León, había conquistado para el reino de Pamplona la zona de la Rioja alavesa aprovechando el ocaso de los Banu Casi. Desde el principio Lanciego estuvo ligada a la villa de Laguardia, formando parte de tu término municipal durante gran parte de su historia. Una de las primeras menciones de la localidad aparece en un documento de 1257. En 1630 consiguió la independencia de la villa de Laguardia. Como ya habían hecho otras aldeas anteriormente, convirtiéndose en villa “ por si misma”. No hay hecho relevantes hasta bien entrado el siglo XIX.

Lanciego dependió, en sus asuntos civiles y eclesiásticos, de la Villa de Laguardia. La situación jurisdiccional y administrativa cambió cuando en 1630 consiguió separarse de Laguardia y convertirse en villa “por si e de por si”. A partir de este momento dispuso de Ayuntamiento propio, formado por dos alcaldes ordinarios, dos regidores, uno de cada estado en ambos casos, un procurador sindico general y un alguacil mayor con voto en los congresos. Las elecciones se alternaban por años entre los miembros de los dos estados, y se efectuaba el primer día de cada año separada e independientemente entre los miembros de cada estado. Sólo tenían derecho a voto aquellos vecinos que hubiesen ejercido oficio en el gobierno de la villa. Este sistema se mantuvo como mínimo hasta la primera mitad del siglo XIX. En 1977 dispuso de siete concejales.

En lo eclesiástico permaneció en la diócesis de Calahorra, dentro del arciprestazgo de Laguardia y vicaría de Viana. Hasta que en 1862 se creó la diócesis de Vitoria. Dispuso en 1551 de seis beneficiados para servir la parroquia. Con el tiempo se redujeron a cinco. Como mínimo tres de ellos eran ración entera y dos de media ración. A principios del siglo XX la parroquia sólo era servida por dos sacerdotes.

Historia de Lanciego

 

El Escudo

Manteniendo el espiritu y criterios marcados por la Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza, la descripción del escudo a ostentar por el Ayuntamiento de Lanciego quedaría así:

“En campo de gules, una espada de plata y una palma de oro, puestas en aspa o sotuer, surmontadas de un olivo de su color natural, perfilado de plata. Como timbre llevará la corona ducal.”

Si se optara por timbrar el escudo con corona real en lugar de ducal, la descripción sería:

“ En campo de gules, una espada de plata y una palma de oro, puestas en aspa o sotuer, surmontadas de un olivo de su color natural, perfilado de plata. Como timbre llevará la corona real”.

No obstante y para una mejor visualización del escudo terminado, acompaño bocetos en color de las diferentes posibilidades que se presentan, es decir, con corona ducal y con corona real, para que a la vista de ellos, sea el propio Ayuntamiento de Lanciego el que, reunido en Comisión o Pleno, decida cual de las soluciones aportadas estima que le representa mejor ante la sociedad.

Escudo de Lanciego

 

Es cuanto tengo que decir, de acuerdo con mi leal saber y entender, y en muestra de ello firmo el presente documento en la ciudad de Vitoria (Álava).